MIS AMIGOS
PÁGINAS DE MIS AMIGOS QUE PUEDES VISITAR
ANTI-BULLYING
A OTRA ORILLA...
EL SITIO DE MI RECREO
FOROLATIDOS
LA PANTALLA VIVA
LAS DIVAS DE LA LOCURA
MAGNOLIA JUEGOS
POEMAS DEL ALMA
QUINTO FLASH
RINCONCITO COUNTRY
SOMOS ARGENTINA
SUBAMOS A LA COMBI
VICTOR OMARIA
ZONAYOGA

LAPIZ FABER

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LAPIZ FABER

Mensaje por Mafiqui el Miér Oct 10, 2012 1:13 pm



Bastaba pelarles la punta como si fueran una fruta para que asomaran su carozo de grafito y gotearan sobre la página madres que amaban, nenas que amasaban la masa y osos sentados en el suelo. Si tuviera que establecer cómo comencé a interesarme por la literatura, diría que las palabras literarias llegaron a mí escondidas dentro de lápices Faber HB. Ignoro quién era el responsable de aquel contrabando poético, quién se ocupaba de pervertir de manera definitiva mi vínculo con la realidad con frases sin sentido, pero sé que volcando el contenido del los lápices sobre las hojas del cuaderno aprendí que las palabras tienen una belleza independiente de su sentido literal. "Águeda se empina para alcanzar los bombones", goteaba el Faber sobre la página y, al hacerlo, construía para mí un mundo de grafito en el que las chicas tenían nombres raros y había una palabra no menos rara para designar la acción de pararse en puntas de pie. Estoy segura de que si se indagara a fondo en la vida de los escritores, se constataría que en la infancia de todos hubo un Faber HB cargado de frases sin sentido. Seguramente el Faber de Jack London gotearía sobre su cuaderno frases como "El nene mira la nieve desde la ventana. La nieve es blanda y blanca.  Ese nene vive en Nevada. ¿Nieva? No, nene, ahora no nieva pero nevará mañana." El Faber de Herman Melville, en cambio, estaría cargado de frases como "La ballena blanca baila y brinca cerca del barco. La luna brilla sobre el mar. La ballena no tiene branquias."
Por la noche, sobre la mesa del comedor, mi padre presidía el rito de sacarles punta a los lápices. Fue también el Faber que se iba consumiendo poco a poco el que me enseñó qué era la vejez y qué era la muerte. Nadie sabe de estos temas mejor que un lápiz. Como dice Juan José Millás, estos mueren de manera definitiva, mientras que los bolígrafos tienen muertes transitorias de las que suelen resucitar.
En esta nota, un homenaje a mi lápiz de la infancia. Con él aprendí que un escritor no es otra cosa que un homo Faber.

Por:
Mónica López Ocón

FUENTE: http://tiempo.infonews.com

_________________

Mafiqui
Admin

Mensajes : 300
Fecha de inscripción : 14/06/2012
Edad : 51

Ver perfil de usuario http://laplumademafiqui.pagina.gr/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.