MIS AMIGOS
PÁGINAS DE MIS AMIGOS QUE PUEDES VISITAR
ANTI-BULLYING
A OTRA ORILLA...
EL SITIO DE MI RECREO
FOROLATIDOS
LA PANTALLA VIVA
LAS DIVAS DE LA LOCURA
MAGNOLIA JUEGOS
POEMAS DEL ALMA
QUINTO FLASH
RINCONCITO COUNTRY
SOMOS ARGENTINA
SUBAMOS A LA COMBI
VICTOR OMARIA
ZONAYOGA

--El molino--

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

--El molino--

Mensaje por Mafiqui el Jue Feb 28, 2013 4:25 pm



En la plaza de un pequeño pueblo, estaban reunidos todos los vecinos, para intentar llegar a un acuerdo sobre su futuro.
Artos de llevar su trigo a varios kilómetros para molerlo y pagar mucho dinero por el servicio y tiempo, decidieron fabricar uno para ellos.
—Yo creo que lo mejor será construirlo, eso nos haría ganar dinero a todos, además de tiempo, y en varios años, lo tendríamos amortizado —dijo José, que era uno de los campesinos, que poseía más tierras.
— ¡Tú! como tienes más tierras que nosotros, igual te conviene hacerlo, pero yo con las pocas que tengo, que con un par de viajes con el burro, muelo mi trigo, no tengo por que realizar un gasto, que por ahora no me va nada bien –dijo Juan, que era un pequeño campesino.
— ¡Yo! que tengo más tierras que tú, pero no tantas como José, estoy de acuerdo en construir el molino. Pienso que con él, ganaremos todos, pero siempre que paguemos por construirlo, la parte proporcional que nos corresponda a cada uno, según las tierras que se posean –dijo Pedro, que era un campesino mediano.
— Si se hiciera así, entonces si que estaría de acuerdo en hacerlo –dijo Juan.
—Yo ya sabéis, que soy partidario de su construcción, por lo tanto, estoy de acuerdo –dijo José.
—Tú sabes Juan, que durante mucho tiempo, además que has tenido menos trigo para moler que José, has pagado más por molerlo que él, y si has tenido que vender, lo has tenido que hace más barato.
—Si, eso es verdad, al perro flaco todo son pulgas.
—Por eso te digo Juan, que con la unión, todos saldremos ganando.
Todos y después de varias horas debatiendo intensamente sobre el tema, estuvieron de acuerdo en construir el molino.
Con la construcción del molino, la prosperidad llegó al pueblo y todas las familias fueron mejorando sus economías, llegando a un estado saludable.
La alimentación de la población había mejorado mucho, así como la salud y la educación. Todo había llegado a un nivel muy óptimo.
Así estuvieron muchos años, hasta que por motivos diversos, José decidió salirse de la unión, alegando, que él, había contribuido con más dinero que nadie a la construcción del molino, y sin embargo, no tenía ningún privilegio.
Bajo esta amenaza de rotura, se reunieron todos los socios, para tratar el delicado tema.
—Tú dices, que no tienes ningún privilegio, pero mueles según tus tierras. Quiero decirte, que si yo utilizo el molino dos horas, tu lo utilizas veinte (que es lo normal y lo acordado, para eso pusiste mas capital), por que tienes mas trigo que yo –le dijo Juan.
— Si, pero tengo que esperar mi turno.
— Y que quieres, pasarte los turnos. Eso no se puede hacer, hay que respetar las normas –dijo Juan y añadía—. Para que una sociedad funcione, hay que respetar los acuerdos, que es la base de todo.
—Eso lo dices, por que tú no tienes la capacidad necesaria, para construir uno propio, si la tuvieras, no dirías lo que dices.
En estos términos se fue debatiendo el tema, pero José estaba decidido y abandonó la sociedad.
Seis meses más tarde, era inaugurado el molino de José.
Los primeros años todo funcionó muy bien, pero los gastos también se fueron acumulando.
El molino tenía unos gastos de mantenimiento, que cuando se pagaba entre todos, era insignificante, pero cuando había que pagarlo uno solo, la cosa cambiaba.
— La vigilancia del molino, me cuesta un huevo y no puedo dejarla, por que con lo que me ha costado el molino, si me lo estropean, es para pegarse un tiro. El molinero, lo tengo que pagar también. No se si he hecho bien en abandonar la unión. Ahora no tengo que esperar turno, pero que caro me está costando todo eso –se decía José, para sus adentros.
— ¿Que pasa José? ¿Cómo te va el negocio?—le preguntaba Pedro, que pasaba por allí.
— Muy bien, ahora esto es una maravilla, muelo cuando quiero, nadie me dice nada, en fin, estoy supercontento –le contestaba José.
Los gastos eran cada vez más y José, estaba empezando a querer dejar su autonomía y volver a la unión, si quería mantener su estatus.
Dos años más tarde, José había tenido malas cosechas y ya no podía hacer frente a los gastos. Este solicitó una reunión, a sus antiguos socios, para hablar de su regreso a la unión.
—Quiero volver a la sociedad, de la cual nunca debí salir. Ahora tengo más libertad y soy más yo, pero eso me está acarreando unos gastos, que no los puedo asumir. Lo importante para el ser humano, es tener bien cubiertas sus necesidades como ser humano, aunque la libertad de turnos, la tenga uno que sufrir –decía José, reconociendo su error.
—Siempre serás bien recibido en la sociedad y más, habiéndote dado cuentas, que la unión hace las fuerzas y que las sociedades fuertes, son las que todos van a una. Cuando el esfuerzo se comparte, el bienestar aumenta, en todos los estamentos de la vida –le decían sus compañeros de la unión.
Guillermo Jiménez

FUENTE: http://www.encuentos.com

_________________

Mafiqui
Admin

Mensajes : 300
Fecha de inscripción : 14/06/2012
Edad : 51

Ver perfil de usuario http://laplumademafiqui.pagina.gr/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.